0123456789
0123456789
.
0123456789
0123456789
0123456789
.
0123456789
0123456789
0123456789
Personas ya han firmado
#dejamoverme
  1. Vehículos accesibles y más eficientes

    El borrador de Reglamento establece que solo se podrán inscribir vehículos de motores grandes (1400cc o más). En la actualidad, una cilindrada mayor no se asocia al tamaño o a la seguridad del vehículo, si no que a motores más pequeños, más eficientes y por ende, menos contaminantes.

    Además, el reglamento exige que estos vehículos no tengan más de 7 años de antigüedad, cuando en Chile la antigüedad promedio del parque automotriz, según la Asociación Nacional Automotriz de Chile (ANAC), es de 9.4 años.

    Estos requisitos dejan fuera de las aplicaciones a 1 de cada 2 conductores.

    ¿Qué proponemos? Que el Reglamento reconozca la realidad de los vehículos en Chile, permitiendo que los automóviles con motores más pequeños, y con 12 años de antiguedad, puedan seguir en las aplicaciones.

  2. Evitar la burocracia

    La propuesta del reglamento no fija plazos específicos para que la Secretaría Regional Ministerial apruebe la solicitud de inscripción por parte de un conductor. Actualmente en Uber este es un proceso que realizamos con agentes especializados y procesos tecnológicos que toma, en promedio, 48 horas.

    ¿Qué proponemos? Con el objetivo de mantener plazos lo más expeditos posible para que los conductores puedan utilizar las plataformas, sugerimos que el inicio del proceso de validación sea iniciado en un plazo no superior a 24 horas una vez que la EAT envíe los datos del conductor a la Seremi respectiva.

  3. Tecnología al servicio de un distintivo moderno y seguro

    La propuesta actual establece que todos los vehículos deberán tener un distintivo físico pegado en la ventana del conductor y el parabrisas. En la práctica, eso no es garantía suficiente de seguridad.

    Si además el distintivo se encuentra adosado de manera permanente al parabrisas y ventana del copiloto del vehículo, pone en riesgo de persecución o extorsión a conductores y entorpece el uso particular de sus vehículos.

    ¿Qué proponemos? Aunque el distintivo físico permite al fiscalizador identificar el vehículo visualmente y a la distancia, no permite obtener información precisa respecto a la aplicación con la cual se está realizando el viaje. Para esto, es mejor contar con una interfaz digital, proporcionada por cada aplicación, y disponible desde el celular del conductor. A través de ella, se puede acceder en tiempo real a datos específicos relevantes, tales como la definición de la aplicación que intermedia el viaje o las características del recorrido, entre otras.

    Además, las ventajas de la tecnología permiten que la obtención del distintivo sea expedita, a través de un enlace web seguro proporcionado por cada aplicación, cuyo archivo pueda y deba ser impreso por cada conductor.

  4. Protejamos nuestros datos personales

    El catálogo de datos solicitado es desproporcionado respecto a la finalidad por la cual se solicitan (fiscalización), y vulnera gravemente los derechos de los titulares de estos datos (pasajeros y conductores). Incluso, algunos de estos datos caen en la categoría de “datos sensibles” tales como género, lugar de inicio del viaje, hora de inicio, destino, paradas, trazado, y hora del término del viaje, entre otros. En la práctica, ninguno de los datos de geolocalización solicitados en la propuesta de reglamento permiten verificar el cumplimiento de los requerimientos de la Ley.

    ¿Qué proponemos? Sugerimos reducir al mínimo la cantidad de datos solicitados. A modo de ejemplo, la combinación de coordenadas precisas y hora del viaje hace que estos registros sean "re-identificables", de modo que los usuarios pueden ser identificados incluso si sus nombres han sido excluidos del registro. El objetivo aquí es evitar la exposición innecesaria de información personal de carácter sensible al público.